Responsabilidad Social


El Programa Amartya Sen (PAS), es una iniciativa creada con el objetivo de fortalecer el conocimiento de los jóvenes universitarios a través de la reflexión y el análisis de las problemáticas actuales, teniendo como principales premisas la inclusión social y el trabajo articulado de los distintos actores involucrados.

El PAS busca ser parte de un proceso de desarrollo, que estimula la participación ciudadana construyendo lazos asociativos y potenciando las capacidades de las comunidades locales. El Programa potencia la acción transformadora y la difusión de nuevas ideas en materia de economía, política y educación, donde se enfatiza la necesidad de un rol más activo de la universidad en la realidad local.

Bajo estas premisas, hablar del compromiso universitario permite hacer una reflexión de la responsabilidad social, de la igualdad de oportunidades y la necesidad de poner el conocimiento al servicio de la sociedad.

El programa funciona bajo fundamentos teórico- metodológicos, y suscribe al “ecosistema de responsabilidad social”  y a los conceptos de “Responsabilidad Social” en el que fundamenta sus acciones.

Comenzaremos definiendo los conceptos de ecosistema y responsabilidad social. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, entendemos por ecosistema a una comECOSISTEMA DE RSunidad que interactúa entre sí y con el medio que lo rodea. De esta manera, la presencia de lo colectivo, la convivencia social y la capacidad de adaptación, diagraman de alguna forma el grado de desarrollo de una determinada comunidad de individuos.

Por otra parte, en términos de responsabilidad, se hace referencia a la capacidad individual de una elección libre, pero consciente de las consecuencias de las decisiones. Entonces, la responsabilidad social está conformada por el entretejido de decisiones individuales, que constituyen el accionar colectivo y que se hace manifiesto a través de las distintas instituciones y organizaciones sociales.

En los últimos tiempos el enfoque de la responsabilidad social ha tomado un nuevo impulso y ha generado nuevas teorías en término de los actores involucrados. La perspectiva de la responsabilidad social propone una visión integradora que busca profundizar el sentido de pertenencia y compromiso, convirtiéndola en gran articuladora de los proyectos comunitarios. De esta manera, identificamos conceptos como responsabilidad social empresaria (RSE) y responsabilidad social universitaria (RSU).

La universidad pública constituye una de las tantas instituciones que conforman un marco de actuación posible para el desarrollo de la responsabilidad social. Desde una visión democrática y educativa, y desde sus 3 pilares característicos (docencia, investigación y extensión) articula un conjunto de acciones que tienen como fin último, no solo la formación académica, sino la transformación de la comunidad en la que está inserta. Federico Saravia y Juan Escobar en su libro “Hacia una democracia socialmente responsable”, definen la responsabilidad de la universidad pública de la siguiente manera:

“…Por su lugar en la estructura del sistema educativo, la Universidad pública tiene la responsabilidad accesoria de promover la responsabilidad social entre los diversos actores sociales con los que se vincula, tanto hacia adentro de la organización universitaria como de cara a la comunidad en su conjunto. Este compromiso tiene como canales fundamentales para manifestarse los que fueron definidos como sus pilares, a través de la incorporación de contenidos adecuados para las diferentes carreras y orientaciones, generando las líneas de investigación pertinentes y estableciendo una acción proactiva con los distintos segmentos de la sociedad con los que mantiene relación…” [1]

Entonces, la responsabilidad social universitaria, no se sitúa como una opción, sino como parte de la obligación ciudadana. De esta manera, la RSU solo puede coexistir por medio de la articulación y con el compromiso de otros actores. Así, las propuestas se enmarcan a través de una planificación participativa que permita elaborar un plan de trabajo analizando fortalezas y debilidades de la comunidad.

Es a partir de este modelo integrador que se manifiesta lo que Bernardo Kliksberg menciona como el triángulo virtuoso que vincula estado, empresas y ciencias,  gestando la base necesaria para un desarrollo sustentable. Los programas de RSE, las acciones de voluntariado y las políticas públicas son la manifestación de este compromiso social y de trabajo interdisciplinario.

Finalmente desde una perspectiva global, la ética y la cultura actúan como los pilares de valor principal en la fundamentación de cada una de las acciones de responsabilidad social, promoviendo el fortalecimiento de la sostenibilidad, la inclusión, la justicia y la identidad nacional.

Ecosistema de Responsabilidad Social: Es la comunidad más inmediata de la organización, constituida por un plexo de vínculos establecidos entre los distintos grupos de interés que se relacionan con ella. En ese marco se habilita la visibilidad recíproca de las necesidades, problemáticas y potencialidades de cada uno de los actores sectoriales, lo que permite definir acciones y construir una relación que contribuya a una gestión más equitativa de los impactos que la organización genera en su entorno[2].

[1]SARAVIA – ESCOBAR  “Hacia una democracia socialmente responsable”; Ed. Prometeo, 2010.

[2]MINNICCELLI, SARAVIA, JASLER – Pequeño diccionario de la Responsabilidad Social -1° ed. –FORS, 2013